¿Comer antes o después de entrenar?

Comer antes o después de entrenar - Fit Soul

Planificar tus comidas diarias y combinarlas con la actividad física que realizas, es importante para conseguir los objetivos y resultados que deseas. Una alimentación equilibrada y un plan de nutrición que complemente tu rutina de ejercicios, es esencial para llevar a cabo tu entrenamiento y lograr una recuperación óptima.

 

Seguramente en muchas ocasiones has escuchado que si quieres perder peso lo mejor que puedes hacer es ejercitarte a primera hora de la mañana, sin desayunar, ya que de esa manera el cuerpo quemará muchas más calorías. Otras personas, sin embargo, indican que es conveniente comer algo antes de realizar cualquier tipo de deporte, para evitar bajas de presión y azúcar, mareos y desvanecimientos.

 

En cuanto a la alimentación después del ejercicio, siempre se recomienda ingerir alimentos que contengan carbohidratos y proteínas dos horas después del entrenamiento, ya que estos ayudarán a que los músculos se recuperen y a reponer la reserva de energía.

 

Se puede decir, también, que comer antes, durante o después de entrenar es una decisión personal basada en diversos parámetros:

 

  • ¿Qué y cuánto ingieres?
  • ¿Cuál es el tipo de entrenamiento que realizas?
  • ¿Qué otras actividades haces?
  • ¿A qué objetivo apuntas?

 

Por ejemplo, para una persona con unos porcentajes de masa muscular y tejido adiposo normales que desea mantenerse en forma, lo ideal va a ser comer antes de entrenar para tener un buen rendimiento.

 

Pero si la persona tiene sobrepeso, entonces tendrá que comer ligero para quemar más calorías de las ingeridas durante el ejercicio.

 

Nutrición equilibrada para los atletas - Fit Soul

En Fit Soul estamos convencidos de que lo mejor es comer antes y después de entrenar, a continuación te decimos por qué.

 

Comer antes de entrenar

Muchos estudios señalan que ingerir carbohidratos antes de cualquier actividad física mejora el rendimiento. Lo ideal es que comas aproximadamente una hora antes del entrenamiento, y que evites alimentos azucarados y procesados (porque estimulan la acción de la insulina y aumentan el riesgo de agotamiento temprano de las reservas), y elijas lácteos desnatados y cereales integrales, que son combustible para tu cuerpo. Es importante que consumas la porción adecuada, ya que las comidas abundantes deben hacerse al menos tres o cuatro horas antes de tener actividad física, de lo contrario podrás quedarte con una sensación de pesadez y sueño. También recuerda beber mucha agua antes de hacer ejercicio para evitar la deshidratación.

 

Comer antes de entrenar - Fit Soul

Comer después de entrenar

Después de hacer ejercicio siempre debes comer algo. Las proteínas y los carbohidratos, especialmente, ayudan a tu cuerpo a recuperarse. Es importante que tengas presente que después del entrenamiento es cuando estás restaurando tu cuerpo y reparando cualquier desgarro en los músculos, por lo que se aconseja consumir hidratos de carbono de alto índice glucémico (fáciles de absorber y que aportan energía rápida) como, por ejemplo, los jugos de fruta y los cereales.

 

Alimentos para después de entrenar - Fit Soul

 

Hay que entender que en cuestiones del organismo no todo es tan perfecto como en la teoría. Porque también es importante cerciorarse de cómo te sientes, a qué hora entrenas, cuánto transpiras, si tienes presión alta o baja, etc. Conocerte y conocer tu cuerpo hará que implementes la alimentación que necesitas para rendir mejor. 

 

En conclusión, lo ideal y más recomendable es comer antes y después del entrenamiento. Si comes antes tendrás la suficiente energía para realizar el ejercicio, mientras que, al comer después potenciarás la recuperación muscular manteniendo constantes los niveles de glucosa en la sangre.

¿Comer antes o después de entrenar?

Comer antes o después de entrenar - Fit Soul

Idealmente, se debe comer antes y después del entrenamiento. Si comes antes, tendrás la suficiente energía para realizar el ejercicio y si comes después, podrás potenciar la recuperación muscular manteniendo constantes los niveles de glucosa en la sangre.

× Whatsapp